Publicidad

Siete mermeladas originales para completar la tabla de quesos en el picoteo del finde (o el aperitivo de Navidad)

Siete mermeladas originales para completar la tabla de quesos en el picoteo del finde (o el aperitivo de Navidad)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Seguro que a lo largo de estas fiestas no faltará en vuestras mesas una buena tabla de quesos, o al menos algún buen ejemplar para alegrar los aperitivos. El queso es un recurso fácil pero que no falla a la hora de montar un picoteo, mejor aún si hacemos un buen maridaje que contraste y potencie sus sabores.

Las mermeladas y compotas pueden ser la pareja perfecta de quesos grasos pero también de los más frescos, de los más curados a los más suaves y dulzones. De cara a las inminentes navidades, o para practicar en cualquier momento del año, os proponemos algunas recetas de mermeladas con un toque original para animar el aperitivo.

Podemos aprovechar para preparar pequeños botes esterilizados, bien envasados con su etiqueta y algún detalle especial, para regalar estas fiestas. En cualquier caso, si elaboramos mucha cantidad es recomendable volver a esterilizar los botes después de llenarlos, como explicamos aquí. Si son para consumo rápido, siempre hay que tenerlos igualmente en la nevera.

Recetas de mermeladas caseras para maridar con quesos

1. Mermelada de vino tinto

Mermelada

Vino tinto y queso es un maridaje clásico que no suele fallar, ¿por qué no convertir la bebida en una deliciosa mermelada? En esta receta la espesaremos rápidamente usando el típico sobre de cobertura para dar brillo a las tartas de fruta, pero podemos usar también pectina, gelatina o agar-agar, usando las instrucciones del paquete.

Lo ideal es usar una cantidad un poco inferior a cuando preparamos gelatina como tal, ya que buscamos una textura densa pero no totalmente gelificada. Un consejo: cuanto mejor sea el vino tinto, más rica saldrá la mermelada. Así que nada de recurrir al típico tetrabrick para cocinar.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Vino tinto 200 ml
  • Azúcar 100 g
  • Brillo para tartas (en sobres, o 3,3 g de pectina) 8 g

Cómo hacer mermelada de vino tinto

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 25 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 20 m

Empezamos poniendo en un cazo a fuego medio 150 ml de vino y el azúcar. Aparte, disolvemos la cobertura para tarta (brillo) en el resto de vino, removiendo bien para que se integren.

Cuando el azúcar este casi disuelto, añadimos la mezcla de vino y cobertura. Removemos, llevamos a ebullición y casi a continuación (espesa muy rápidamente) retiramos del fuego y lo guardamos en un tarro de cristal. Cuando haya enfriado completamente lo guardamos en la nevera.

En el caso de emplear pectina u otro gelificante, seguir las indicaciones del fabricante para que espese, procurando no agregar demasiada cantidad para que no se forme una gelatina demasiado firme.

2. Mermelada de manzana

Mermelada de Manzana

Nos hemos acostumbrado a tener manzanas todo el año, y sin embargo no es una fruta muy habitual en la gama de las mermeladas. Y es una pena, pues prepararla casera resulta extremadamente fácil gracias a su gran cantidad de pectina.

Con variedades más ácidas tendremos una mermelada con un punto de sabor refrescante perfecto para maridar los quesos más dulzones o intensos, y será un acompañamiento también perfecto de carnes.

  • Ingredientes. 750 g (unas tres piezas) de manzanas ácidas lavadas, peladas y troceadas sin el corazón, 250 g de azúcar, 1/2 limón, 25 g de mantequilla, 1 cucharadita de canela, 1 cucharadita de nuez moscada y, opcionalmente, esencia de vainilla o azúcar de vainilla.
  • Elaboración. Colocamos la manzana troceada en una olla grande con el zumo de limón y reservamos. Las pieles y los corazones los ponemos a cocer 5 minutos con un poco de agua en otro cazo. Escurrimos bien con un colador. Ponemos ese cazo con el jugo de las pieles al fuego con el azúcar. Subimos el fuego y, sin parar de remover, vamos tostando el azúcar hasta que caramelice. Retiramos, añadimos la mantequilla y, sin dejar de remover, vertemos nuestro caramelo sobre las manzanas, rápidamente. Cocemos cinco minutos con el fuego fuerte y removiendo con frecuencia, luego añadimos la canela, la nuez moscada y la vainilla y vamos bajando el fuego gradualmente. En unos 30 minutos estará lista.

Más detalles en la receta completa.

3. Mermelada sin azúcar de fresas, manzana y chía

Mermelada Fresa

Esta receta es estupenda para iniciarnos en el mundo de las mermeladas sin azúcar añadido, puesto que en esta ocasión la vamos a emplear en salado. La clave está en usar fruta de primera calidad, bien dulce por sí misma y con mucho aroma, y recurrir a la chía para espesar de forma saludable. Por tanto, elegiremos una manzana más dulce y jugosa.

  • Ingredientes. 200 g de manzana pelada descorazonada y troceada, 500 g de fresas lavadas troceadas, 10 g de zumo de limón, 1 cucharada de semillas de chía.
  • Elaboración. Si usamos Thermomix, ponemos en el vaso la manzana y las semillas de chía y troceamos 3 seg/vel 5. Bajamos los ingredientes con la espátula. Añadimos las fresas y el zumo, colocamos el cestillo y programamos 45 min/95º/vel 1. Después programamos 5 min/Varoma/vel 1. Si hacemos esta receta sin Thermomix, ponemos todos los ingredientes en un cazo al fuego, no demasiado alto, y removiendo siempre vamos dejando que la mezcla espese hasta conseguir la textura deseada. Aproximadamente será una hora de cocción.

Más detalles en la receta completa.

4. Mermelada de tomate con albahaca

Mermelada Tomate

Una deliciosa mermelada con sabores mediterráneos que gustará a los más golosos y a los que prefieran combinaciones más saladas. Es perfecta para maridar cualquier queso, aunque le va especialmente bien el rulo de cabra o un semicurado con aromas más lácteos. Deliciosa también con jamón y otros ibéricos.

  • Ingredientes. 1,6 kg de tomates maduros pelados picados, 800 g de azúcar, 15 hojas de albahaca fresca cortada en chiffonade o fina, 5 g de agar agar, sal al gusto.
  • Elaboración. Mezclamos los tomates con 750 g de azúcar, reservando los restantes 50 g en un bol para mezclar con el agar agar. Añadimos las hojas de albahaca y una pizca de sal. Ponemos a cocer. Controlamos la temperatura con un termómetro de cocina hasta que la mezcla llegue a 104º C, o unos 30 minutos, hasta que espese. Añadimos el azúcar mezclado con el agar agar y dejamos que vuelva a hervir un minuto. Llenamos frascos de cristal esterilizados con la mermelada caliente, les damos la vuelta con la base hacia arriba y los dejamos enfriar.

Más detalles en la receta completa.

5. Mermelada rápida de pimientos del piquillo

Mermelada de Piquillos

Una mermelada "trampa" destinada a conquistar a los amantes del sabor de los pimientos del piquillo, ya que destaca sobre todo su sabor más intenso. Se puede ajustar el espesor y el punto dulce al gusto, añadiendo más o menos miel, y dejando reducir la mezcla más o menos tiempo. Es también una salsa magnífica para carnes, pescados o verduras asadas.

  • Ingredientes. 340 g de pimientos del piquillo en conserva natural (1 bote sin escurrir), 10 ml de vinagre de Módena, 50 ml de miel o al gusto.
  • Elaboración. Sacar las piezas escurriéndolas del líquido de conserva, retirando posibles semillas. Reservar el líquido. Colocar los pimientos en el vaso de una batidora de mano o vaso, tipo minipimer o americana, o usar un robot de cocina. Triturar muy bien hasta dejar una textura homogénea y fina. Llevar a un cazo, agregar el vinagre y la miel, y mezclar con unas varillas. Calentar removiendo hasta casi llegar a ebullición; bajar el fuego al mínimo y mantener la cocción unos 45 minutos, para que reduzca. Remover de vez en cuando y vigilar que no se caliente demasiado. Probar la textura y el sabor, añadiendo algo más de miel o azúcar si se desea, o parte del líquido de conserva.

Más detalles en la receta completa.

6. Mermelada de pepino a la vainilla

Mermelada Pepino

Esta sorprendente mermelada nos anima a usar más el pepino en la cocina, y es todo un ejemplo de lo bien que combinan ingredientes dulces y salados cuando se usan en equilibrio. Un maridaje delicioso para quesos más fuertes, curados o incluso azules, con un punto picante.

  • Ingredientes. 500 g de pepino sin piel ni semillas troceado, 1 vaina de vainilla, 400 g de azúcar, 30 ml de zumo de limón.
  • Elaboración. Con Thermomix, ponemos el pepino en el vaso, los granos de la vainilla, el azúcar y el zumo de limón y troceamos 5 seg/vel 4. Colocamos el cestillo sobre la tapa en lugar del cubilete y programamos 30 min/Varoma/vel 1. Si hacemos la mermelada sin Thermomix, colocamos los ingredientes en un cazo al fuego y sin dejar de remover lo dejamos cocer hasta que veamos que coge el punto de densidad adecuado. Vertemos en dos tarros lavados en agua caliente y los cerramos en el acto. Les damos la vuelta y los dejamos enfriar con la tapa hacia abajo.

Más detalles en la receta completa.

7. Mermelada de tomates amarillos

Mermelada de Tomates

Esta variedad de tomates se asemeja a las ciruelas, pero tiene un sabor muy particular que se aleja del exceso del dulce de la fruta. Su aroma y textura es ideal para convertir en una mermelada diferente para sumar a la mesa. La variedad de tomates amarillos cherry o cereza son más fáciles de encontrar en casi cualquier supermercado.

  • Ingredientes. 500 g de tomates amarillos cortados en cuartos, 250 g de azúcar.
  • Elaboración. Ponemos los en una cacerola alta y añadimos el azúcar. Dejamos que cueza al mínimo vigilando y removiendo de vez en cuando. Al cabo de unos 20 minutos se habrá formado un almíbar. Es el momento de apretar los tomates con una cuchara de palo para estrujarlos un poco más y seguidamente triturarlos con la minipimer o Thermomix. Una vez triturada la mermelada, la guardamos en botes herméticos. Con esta cantidad sale un tarro grande o dos pequeños.

Más detalles en la receta completa.

En Directo al Paladar | 51 quesos gourmet para celebrar la Navidad
En Directo al Paladar | Los mejores quesos para esta Navidad (según los expertos)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios