Compartir
Publicidad

Tarta de queso: tres recetas de los tres estilos más auténticos

Tarta de queso: tres recetas de los tres estilos más auténticos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Directo al Paladar somos muy aficionados a las tartas de queso y la prueba está en las más de 40 recetas que tenemos en nuestro haber y que, quienes nos seguís desde los inicios, habéis tenido la dicha de disfrutar. Es una de las tartas preferidas de muchos de la que existe tal variedad de recetas que es bien probable que todos hayamos caído a los pies de alguna de ellas.

Hoy andamos de antojo y nos ha apetecido seleccionar tres recetas de tartas de queso de los tres estilos más auténticos que conocemos. Empezando por la clásica, pasando por la rápida sin horno y terminando por la de estilo neoyorkino. ¿Cuál es vuestra preferida? Si nos las conocéis todas, no os preocupéis que aquí os dejamos sus recetas para que podáis haceros buenos amigos.

La clásica tarta de queso

Uno de los postres preferidos para casi todo el mundo es la tarta de queso hecha en el horno. Su elaboración está al alcance de todos y es de esas recetas que sale bien a la primera. El punto de dulzor se puede ajustar al gusto, aunque hay que tener cuidado de no pasarse si la decoráis con mermelada de fresa o frambuesa. Veamos cómo se hace esta deliciosa tarta de queso clásica.

tarta de queso clásica
  • Ingredientes para un molde de 25 cm: Para la base: 1 tubo de galletas tipo digestive trituradas y 120 g de mantequilla derretida. Para la crema o relleno de la tarta: 400 gr de queso crema, 200 ml nata líquida o un yogur, 4 huevos pequeños, 1 cucharada sopera de harina, 4 cucharadas soperas de azúcar y ralladura de limón.

  • Elaboración: Preparamos la base mezclando la mantequilla con la harina de galletas. Cubrimos con ella la base de la fuente donde vayamos a preparar la tarta. Apretamos bien para que quede compacto y metemos el molde en la nevera para que endurezca al solidificarse la mantequilla. Precalentamos el horno a 200ºC. Para hacer la crema o el relleno de la tarta, batimos con las varillas los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Después agregamos la nata líquida, las dos tarrinas de queso crema y mezclamos bien. Añadimos la harina y la ralladura de limón y una vez esté homogéneo y sin grumos, lo vertemos sobre la base de galletas. Horneamos bajando la temperatura a 170-180ºC y tendremos la tarta de queso lista tras unos 30 minutos de cocción. Para comprobar el punto metemos una brocheta de madera en la zona central y si sale limpio o casi limpio, apagamos y dejamos que se enfríe hasta estar cuajada pero no dura. Hay que tener en cuenta que también se endurecerá un poco al refrigerarse en la nevera.

Enlace | Tarta de queso

Tarta de queso sin horno

A la clásica tarta de queso le sigue la más fácil, la que se prepara sin horno y en tan solo 15 minutos. Esto no quiere decir que esté lista para comer tras este corto periodo de tiempo. Lamentablemente, no. Es necesario esperar un par de horas hasta que la tarta de queso sin horno solidifique y adquiera la consistencia cremosa que la caracteriza. Una delicia.

Tarta De Queso Sin Horno
  • Ingredientes para un molde de 12 cm de diámetro: 50 g de galletas (básicas), 20 g de mantequilla, 135 g de queso crema, 100 g de leche, 12 g de cuajada en polvo (1 sobre) y 40 g de azúcar glas.

  • Elaboración: Comenzamos por la base de galleta y, para ello, machacamos las galletas y las mezclamos bien con la mantequilla, que habremos fundido previamente, hasta obtener una masa homogénea. Las galletas las podemos machacar manualmente en un mortero, en un molinillo eléctrico o dentro de una bolsa y presionando con un rodillo. Cubrimos la base de nuestro molde con la mezcla de la galleta y la mantequilla, asegurándonos de apretar bien para que quede condensada bien distribuida por la base. Dejamos enfriar mientras preparamos el relleno. Podemos introducirla en la nevera o en el congelador para que tome cuerpo y endurezca un poco. Mezclamos la cuajada en polvo con el azúcar glas y le añadimos 80 g de leche. Removemos hasta disolver. Calentamos los 20 g de leche restantes junto con el queso crema y cuando comience a hervir, incorporamos la mezcla anterior. Removemos al tiempo que toma temperatura y retiramos del fuego cuando alcance de nuevo el hervor. Rellenamos el molde con la mezcla y dejamos atemperar antes de introducir en la nevera donde esperaremos a que solidifique durante, al menos, un par de horas antes de desmoldar y decorar con fruta, mermelada o lo que más nos guste o tengamos a mano. Servimos fría de la nevera.

Enlace | Tarta de queso sin horno. Receta

Cheesecake al estilo neoyorkino

Hemos dejado para el final la que, para muchos, es la tarta de queso por antonomasia. La cheesecake al estilo neoyorkino se ha convertido en todo un símbolo de la Gran Manzana donde nos encantaría poder degustarla, pero nos conformaremos con hacerla en casa siguiendo nuestra infalible receta. Veámosla.

cheesecake al estilo neoyorkino
  • Ingredientes para un molde desmontable de veinte centímetros de diámetro: Para la base: 150 g de galletas tipo Digestive, 100 g de mantequilla fundida y 15 g de azúcar. Para el relleno: 500 g de queso crema, 150 g de azúcar, 40 g de harina de fuerza, 4 huevos L, 1 yema L, 350 ml de nata líquida con un 35% de MG, 25 ml de zumo de limón, una pizca de sal, ¼ de cucharadita de extracto de vainilla y 1 nuez de mantequilla para engrasar el molde.

  • Elaboración: Comenzamos echando la nata líquida en un bol y agregándole el zumo de limón, removemos y dejamos reposar un mínimo de una hora a temperatura ambiente tapada con film. Veremos que una vez que pase el tiempo tendrá aspecto de nata cortada, reservamos en la nevera hasta el momento de usarla. Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo y posición media de la rejilla. Engrasamos el molde con la nuez de mantequilla y vamos trituramos las galletas con un rodillo o robot de cocina, les agregamos el azúcar y la mantequilla fundida unos minutos en el microondas. Removemos hasta formar una masa con la que forraremos la base del molde, aplastando bien con el fondo de un vaso para que quede plana. Horneamos la masa durante quince minutos, una vez pasado el tiempo la retiramos y subimos la temperatura del horno a 225ºC. En el bol de una batidora con varillas echamos el queso crema a temperatura ambiente, el azúcar, la sal y la harina, la nata agria, la vainilla, los huevos y la yema. Batimos hasta obtener una crema lisa y homogénea. Vertemos en el molde y horneamos durante quince minutos a 225ºC, seguidamente bajamos a 130ºC y horneamos el cheesecake durante una hora y veinte minutos. La crema del interior no debe cuajar en exceso pues después con el enfriado ya termina de solidificar en la nevera. Dejamos enfriar en el frigorífico unas seis horas como mínimo para que termine de coger cuerpo.

Enlace | Receta de cheesecake al estilo neoyorkino

En Directo al Paladar | Trece tartas de queso con algo diferente que las hace inolvidables
En Directo al Paladar | Las 7 mejores recetas de tartas de cumpleaños con chocolate

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio