Publicidad

Las nueve mejores recetas de solomillo de ternera para triunfar en Navidad

Las nueve mejores recetas de solomillo de ternera para triunfar en Navidad
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

En Navidad solemos cocinar algunas carnes o pescados que, por su elevado precio, reservamos para disfrutar en días festivos como estos. Es el caso del solomillo, una de las piezas más sabrosas y tiernas del vacuno (también del cerdo), que triunfa siempre.

Este corte es el que se extiende entre las costillas y el lomo y tiene a su vez varías partes: la zona central o tournedo es la mejor para presentar a la plancha o parrilla, la punta o filet mignon es la ideal para picar y elaborar en forma de hamburguesas o steak tartar; por último, el extremo grande o chateaubriand (que da también nombre a un plato) es la parte ideal para elaborar asado en el horno, aunque también se preparar a la parrilla o salteado.

El solomillo es una carne tan jugosa y agradecida que puede presentarse solo cocinado a la plancha o parrilla, acompañado de una salsa, como estas que os propusimos en un reportaje anterior. Pero hay también una serie de preparaciones que ayudan a resaltar esta cotizada pieza de carne para que alcance todo su esplendor. Esta es nuestra selección:

Solomillo Wellington

El solomillo Wellington es un clásico de la cocina que consiste en recubrir el solomillo (aunque puede prepararse también con un buen lomo) de una duxelle –un picadillo elaborado con champiñones, chalotas y cebollas muy finamente picados que se saltean en una sartén con mantequilla– y paté o foie, y recubrir este con hojaldre antes de meterlo al horno, lo que permite que el interior quede muy jugoso.

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, preparar un solomillo Wellington es relativamente sencillo. Puedes seguir nuestra receta con vídeo, en su versión tradicional, u optar por servirlo en hojaldres individuales, que se pueden elaborar con masa de empanadillas, lo que facilita el asunto (aunque el resultado no sea tan espectacular).

Solomillo de ternera a la cazuela

A La Cazuela

Esta receta permite cocinar el solomillo en un solo cacharro y no requiere más de 20 o 30 minutos para su elaboración. Lo único importante a tener en cuenta es que ha de hacerse en el momento para que la carne esté tierna, jugosa y en su punto. La elaboración, además, permite acompañar la pieza de una salsa de su propio jugo, lo que sin duda es una ventaja.

Aquí puedes consultar la receta completa.

Solomillo a la Chateaubriand

Chateabriand

Aunque el término “chateaubriand” hace referencia al extremo grande del solomillo, también se usa para designar una forma de preparar el corte al horno, en el que este se acompaña de una salsa del mismo nombre, elaborada con cebolla, zanahoria y brandy.

Tradicionalmente la receta se sirve con puré de patatas o patatas souflé.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Ternera Strógonoff

Strogonoff

Otro clásico básico de la cocina, que según su origen más aceptado se inventó en el siglo XIX cuando un chef que trabajaba para el conde Pável Aleksándrovich Stróganov, el famoso general ruso de las Guerras Napoleónicas, inventó la receta durante una competición de cocina en San Petersburgo.

Este plato se puede realizar con otros cortes de ternera, pero su versión más deliciosa es la que se prepara con solomillo de buey.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Solomillo de ternera con salsa de Cabrales

Cabrales

Una forma muy habitual de servir el solomillo, sobre todo en Asturias, es acompañar este de una salsa de queso Cabrales. La ventaja de esta receta es que su preparación es extremadamente fácil, pues basta preparar la salsa –compuesta solo de queso Cabrales y nata– y hacer el solomillo a la plancha o la parrilla.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Crêpes de solomillo

Crepes

Una forma original de presentar el solomillo en estas fiestas es hacerlo en forma de crêpes. La ventaja de esta receta es que se pueden utilizar los extremos del solomillo, más baratos e igualmente ricos, pero inservibles para otro tipo de elaboraciones.

En esta receta la carne se acompaña de una cebolla caramelizada, que le va como anillo al dedo. Es también una elaboración ideal si tienes niños invitados.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Solomillo de buey al horno con salsa de vino tinto

Solomillo Vino Tinto

En esta receta –que se puede preparar con otros cortes de buey o ternera jugosos, como el solomillo inglés, la espaldilla, el redondo…– la pieza de carne debe asarse entera, para que quede bien tierna, y se acompaña después de una salsa elaborada con caldo de la propia carne y vino tinto.

Es ideal para Navidad, pues de una pieza entera de dos kilos pueden comer perfectamente 6 personas.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Solomillo de ternera con setas y arroz salteado

Arroz Setas

En Navidad (y, en general, en todas las celebraciones) solemos usar como guarnición patatas u hortalizas en sus diferentes formas. Pero ¿por qué no optar por arroz y setas? Es lo que propone nuestro compañero Pakus en esta receta en el que el solomillo a la plancha va a acompañado setas Portobello y arroz basmati, salteado con el jugo de la carne.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Solomillo en costra de pimienta y mostaza

Costra Pimienta Mostaza

Otra forma de preparar el solomillo, ideal si se tiene que dar de comer a muchos comensales, es hacerlo con una costra de pimienta y mostaza, que impregna en la carne el sabor de estas especias.

Se trata de una forma de marinar la carne para que adquiera sabor, pero luego hay que pasarla por la plancha o parrilla, lo que nos permite ajustar la cocción al gusto de los invitados.

Puedes consultar aquí la receta completa.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir