Publicidad

21 batidos de frutas con combinaciones para todos los gustos (y qué temporada es mejor para cada uno)

21 batidos de frutas con combinaciones para todos los gustos (y qué temporada es mejor para cada uno)
Sin comentarios
23 votos

Siempre defenderemos que la mejor forma de disfrutar de la fruta es al natural, entera y preferiblemente con piel, pero los batidos caseros son también una opción ocasional a tener en cuenta. Más saludables que los zumos, son también más saciantes y pueden ser tan nutritivos como sabrosos. Para no caer en la rutina y aumentar nuestra ingesta diaria de fruta, tenemos muchas ideas para sacar partido de los productos de temporada con todo tipo de combinaciones y sabores.

Llamamos batido a cualquier preparación triturada que combina frutas y otros vegetales con otros ingredientes líquidos o lácteos, pudiendo incorporar multitud de añadidos. Los angloparlantes distinguen entre milkshake y smoothie, siendo el primero el batido más tradicional, el típico que veíamos en esos diners clásicos del cine hollywoodiense, con gran cantidad de leche y, habitualmente, helado.

Los smoothies pretenden ofrecer una bebida más espesa y cremosa con muchos más ingredientes, ya sin helado, pero a menudo con elementos congelados que se trituran directamente para lograr esa textura más densa. Se asocian a una alimentación saludable, porque muchas recetas añaden verduras, hortalizas y los llamados superalimentos que buscan incrementar las bondades nutricionales: açaí, cúrcuma, chía, maca, espirulina...

Batido de frutas

Sobra decir que no existen los batidos milagrosos o detox, aunque siempre es interesante potenciar los nutrientes de nuestras bebidas caseras. Pero si lo que buscamos son batidos realmente apetecibles, para el desayuno, la merienda o incluso el postre, solo tenemos que apostar por ingredientes de primera calidad.

La fruta en su punto óptimo de maduración, aromática y sabrosa, es la clave para preparar batidos caseros. A partir de ahí ya entra un poco el gusto personal, combinándola con otras variedades o simplemente triturándola con leche o una bebida vegetal. Para que la batidora no acumule telarañas en el armario, os damos muchas ideas de recetas con fruta para preparar batidos esta temporada.

Melocotón

Batido de Melocotón

Gracias a las diferentes variedades y a que se cultiva en distintas regiones de nuestro país, el sabrosísimo melocotón está en el mercado desde principios del verano hasta bien entrado el otoño. Además podemos congelarlo, pelado y cortado en trozos, para seguir preparando batidos tan ricos como este todo el año. Si tienes una batidora potente y no te importa encontrar pequeños trocitos de piel, puedes triturarlo sin pelar, pero bien lavado.

Batido cremoso de melocotón y yogur

Ingredientes

Para 4 personas
  • Melocotón maduro y jugoso 4
  • Yogur griego sin azúcar 150 g
  • Zumo de limón o lima (al gusto) 5 ml
  • Leche necesaria
  • Zumo de naranja (opcional)
  • Menta fresca o hierbabuena

Cómo hacer batido cremoso de melocotón y yogur

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 10 m
  • Elaboración 10 m
  • Reposo 1 h

Lavar bien y secar los melocotones. Pelarlos y trocearlos, desechando los huesos. Colocarlos en una bolsa de congelación e introducirlos en el congelador como mínimo una hora.

Batir con unas varillas el yogur griego y mezclarlo con un poco de sirope de ágave o miel (opcional, no hace falta si la fruta es dulce y aromática). Introducir el melocotón congelado en una picadora o batidora de vaso y comenzar a triturar. Añadir el yogur y el zumo de limón y continuar picando hasta conseguir una textura homogénea.

Agregar un poco de leche o de zumo de naranja, poco a poco, si quedara demasiado espeso, batiendo bien. Servir inmediatamente o guardar en un recipiente hermético en la nevera.

23 votos

Aguacate

La producción de aguacate nacional comienza justo a finales del verano y se alargará hasta bien entrada la primavera. Nos encanta usarlo, cuando ya está bien maduro -pero no pasado-, en recetas donde buscamos cremosidad y un extra de nutrientes. Puede que su color no sea el más adecuado, estéticamente, para combinar con ingredientes que no sean también verdes, pero una vez lo pruebas, se esfuman los prejuicios.

Batidos de Aguacate

Podemos disfrutar de sus propiedades en recetas como este smoothie de aguacete con fresas y queso, que casi es un postre que podríamos devorar a cucharadas. Para hacerlo más saludable solo hay que prescindir de la miel y usar yogur sin azúcar, añadiendo fresas naturales cuando sea posible, o congeladas. Con frambuesas también saldría delicioso.

Otra opción la tenemos en el smoothie de aguacate con pera y kiwi, que además suma los nutrientes del salvado de avena y el sabor del coco y el jengibre. De nuevo, podemos omitir la miel, sobre todo porque el plátano nos aportará ya bastante dulzor.

Mango

Mango

También el otoño es la mejor temporada para disfrutar de los mejores mangos nacionales en todo su esplendor. Esta deliciosa fruta, con puro sabor tropical, es perfecta para preparar batidos y smoothies frescos, aromáticos y muy sabrosos, con el dulzor natural de su jugosa pulpa.

Para potenciar ese lado exótico de la fruta, podemos preparar un batido al estilo indio, el lassi de yogur y mango que además se aromatiza con azafrán y cardamomo. Y este smoothie bowl se puede adaptar a batido de mango y plátano con semillas corrigiendo la textura mediante el añadido de leche, agua o yogur líquido.

Manzana

Manzanas tenemos todo el año, aunque según la época habrán recorrido más o menos kilómetros para llegar a nuestro mercado. En los meses ya más frescos tenemos cada vez más variedad de manzanas de temporada mucho más sabrosas, y pueden dar mucho juego combinándolas en batidos. Podemos escoger entre manzanas más ácidas, como las verdes, y las más dulces, como la reineta gris.

Manzana

Las variedades más crujientes y frescas, como una roja tipo Pink Lady, ayudarán a licuar y suavizar el sabor de hortalizas como las de este batido verde, con espinacas, kale y apio. Más dulzón resulta el batido de manzana con kiwi y zumo de naranja, pero también podemos volver a los sabores frescos tropicales con el smoothie de manzana Granny Smith con piña y menta.

Melón

Melón

Los melones de verano llegarán casi hasta Navidad, gracias a cosechas tardías y, sobre todo, a la poscosecha, pues es una fruta que aguanta en perfecta condiciones durante muchas semanas si se almacena bien. Si os habéis cansado de comerlo al natural -o con jamón-, es hora de meterlo en la batidora.

Puedes usar piel de sapo, cantalupo, gaia o cualquier variedad que te guste. Todos los melones son muy ricos en agua y su sabor combina de maravilla con todo tipo de alimentos, también salados, por lo que no es mala idea triturarlo con un toque de queso cremoso.

Melon

Sin pasar por el congelador podemos adaptar la receta de un helado saludable para tomar directamente como batido de melón, mango y plátano. Y si quieres lucirte un poco más, prueba este batido-sopa de melón y frutas, con una presentación muy vistosa y la cremosidad del melón combinado con yogur.

Sandía

Semejantes cualidades tiene la sandía, con aún más agua y una textura menos cremosa, más crujiente en su pulpa. Utilizando esta fruta en nuestros batidos tendremos que añadir menos cantidad de líquido, y la textura que nos quedará será perfecta para convertirlos en helados, polos o granizados, si usamos hielo o si lo congelamos.

Nuestra receta de granizado también nos encanta como batido de sandía y limón, omitiendo ese hielo y añadiendo, opcionalmente, un poco de yogur bien espeso o leche de coco. Prueba a cambiar el limón por lima o a enriquecerlo con plátano, fresas o frambuesas.

Piña

Digestiva, ligera, aromática y dulce, la piña es una fruta fantástica para sumar a nuestros batidos, porque además añade una textura cremosa muy apetecible. Elimina el tronco central, muy duro, y añadie más o menos piña según quieras un sabor más intenso.

Batidos

Pruébala en una receta de batido lleno de sabores como este de piña, mandarina y jengibre, o en el más tropical smoothie de piña, mango y agua de coco. Las dos recetas se prestan a hacer ajustes al gusto, con más jengibre si te gusta el peculiar sabor de esta raíz, o usando hojas de hierbabuena fresca para servir.

Arándanos y frutos rojos

Hace tiempo que podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado barquetas de arándanos y frambuesas, también de grosellas y moras, que además las silvestres están en temporada. Son una bomba de sabor y nutrientes, perfectos para echar directamente al vaso de la batidora y disfrutar de batidos deliciosos.

Batido de Frutos Rojos

Los arándanos suelen gustar más por su sabor dulce, su curioso color azulado y su textura jugosa, sin pepitas y una piel muy fina. Resultan perfectos en batidos bien cremosos, como este con plátano, yogur y copos de avena, convertido en todo un postre al añadirle nata y mermelada. Para tomar más a diario o en el desayuno, podemos prescindir de ambos y simplemente tomarlo con extra de yogur natural.

Con mezcla de frutos rojos añadimos más color y un toque más ácido y fresco, jugando con la proporción de frambuesas, grosellas y moras. Simplemente trituradas con leche y yogur ya nos ofrecen un batido delicioso, y podemos usar una mezcla de la que se vende congelada para ahorrarnos lavar la fruta, y lograr una textura más espesa y fresca. En esta receta de smoothie de frutos rojos y mango jugamos además con una presentación muy llamativa.

Uva

Batido de Uva

Las uvas tenían el inconveniente de sus pepitas, algo molestas a la hora de triturarlas para un batido, pero hoy en día abundan las variedades que no las tienen. Son muy dulces, llenas de agua y con la piel fina, y su jugosa pulpa también nos puede sorprender en un batido. Y se pueden triturar también si las congelamos previamente.

Prueba a añadir un puñado de granos de uva sin pepitas a cualquier receta que te guste, o anímate con esta receta de batido de uva con plátano, yogur y un toque de vainilla. Con canela molida también estará buenísimo.

Plátano

Plátano

Muchos de los batidos y smoothies aquí incluidos cuentan con el plátano como ingrediente, y es que es una fruta fantástica para estas elaboraciones. Disponible todo el año, nutritivo y dulce, su particular textura cremosa es ideal para espesar los batidos y potenciar los aromas. Cuanto más maduro, más dulce será la bebida, y si lo congelamos antes de triturar, tendremos una textura espesa, casi de helado.

Una combinación ganadora es la de plátano y fresas, por ejemplo en este batido con semillas de lino, o en este otro, puro placer goloso con su corona de nata montada y chocolate negro rallado. Un par de galletas María también hacen maravillas en esta pareja de frutas al pasar por la batidora, aunque no sean batidos para todos los días.

Batido de Plátano y Fresa

El plátano también es protagonista de la receta del batido que se puso de moda en Pinterest, muy nutritivo y energético, saciante gracias al añadido de dátiles y mantequilla de almendras. Lleva un toque de cacao, y es que el chocolate con el plátano siempre hace buenas migas. Compruébalo con la receta del batido de chocolate, dátiles y avena, listo en cinco minutos si además tienes Thermomix.

Kiwi

Esperamos que pronto se extienda más la producción y comercialización de kiwis nacionales, pues es una fruta de lo más saludable y sabrosa que también podemos sumar a nuestros batidos. Nos gusta destacar su color verde intenso en recetas que combinen ingredientes del mismo color, por eso es una fruta idónea para smoothies y smoothie bowls con hortalizas y verduras.

Kiwi

Es fácil convertir estas recetas en un batido como el de kiwi con rúcula y avena, incrementando la cantidad de leche o bebida vegetal hasta dar con una consistencia adecuada para beber. El dulzor natural de las frutas mitiga el amargor de la rúcula, que potencia el color y las vitaminas del preparado.

En Directo al Paladar | Cómo hacer el batido de Oreo de VIPs
En Directo al Paladar | Cómo limpiar sin esfuerzo tu batidora de vaso o tu robot. Truco de cocina

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios