Compartir
Publicidad

Cómo y qué recetas podemos cocinar en una sola cazuela (que nos librarán de mucho fregoteo)

Cómo y qué recetas podemos cocinar en una sola cazuela (que nos librarán de mucho fregoteo)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que mi padre nunca se haya prodigado mucho en la cocina no es algo que haya molestado mucho a mi madre. No porque se le dé mal, el problema es que siempre se las apaña para ensuciar multitud de utensilios y limpiar nunca ha sido su punto fuerte. Y es que a nadie le gusta recoger, limpiar y ordenar la cocina, por eso hoy queremos enseñaros cómo y qué recetas podemos cocinar en una sola cazuela. Porque en la cocina diaria limitar el fregoteo al máximo siempre se agradece.

Emplear varias sartenes, ollas y cacerolas no implica necesariamente que una receta sea más difícil que otra, pero sí suele ser un engorro a la hora de organizarse y limpiar. Claro que hay muchos platos que merecen la pena el trajín, y siempre será más fácil si hacemos una buena mise en place, aunque no es muy práctico para la cocina del día a día. Las recetas de una sola cazuela o equivalente vienen al rescate cuando no tenemos mucho tiempo o ganas de liarnos en la cocina.

Recetas de pasta ensuciando lo mínimo

Pasta

El maravilloso mundo de la pasta es amplísimo y podemos preparar infinidad de recetas de todo tipo con ella, más o menos elaboradas. Pero las más sencillas se basan casi siempre en cocer la pasta por un lado y preparar la salsa por otro, terminando mezclándolo todo o sirviendo ambos por separado en la mesa. Es algo simple, efectivo y rápido, pero puede serlo aún más cocinándolo todo en una sola olla.

Sí, es posible introducir todos los ingredientes de un plato de pasta en la misma cazuela y cocinarlo todo al mismo tiempo, y el resultado seguro que os sorprenderá. La clave para que salga perfecto está en vigilar bien el nivel de líquido para conseguir una salsa en su punto justo de espesor, pero como depende un poco del gusto personal solo tenemos que ir probando. Es fácil acertar a la primera, y ya a la segunda vez que probéis tendréis la receta perfecta.

Fideos

Por ejemplo, en esta receta de pasta en salsa cremosa de tomate solo hay que sofreír primero la carne de pollo antes de ir incorporando el resto de ingredientes, terminando con el toque meloso del queso crema. Con la misma técnica se pueden hacer las variaciones que se nos ocurran, o probar una salsa diferente como la de los mafaldine al vino tinto. Y rizando el rizo, más fácil aún, es la receta de pasta a la cazuela, donde se echa todo a la vez desde el primer momento.

Apartándonos un poco de la pasta italiana tenemos otras opciones también apetecibles. Es el momento de recuperar platos de toda la vida como los fideos a la cazuela, en recipiente de barro o de aluminio fundido, como esta otra receta con lomo. Es una técnica de cocina similar a la de la clásica fideuá, que queda de lujo con la versión exprés de sepia. Si os gusta lo exótico podéis probar con los fideos encebollados con pollo al curry, o quizá os apetezca más apostar por las legumbres con platos como las verduras guisadas con alubias y pasta. Platos facilísimos, sabrosos y completos.

Guisos y estafos, en el fuego o al horno

Guiso de Pollo al Pimenton y Garbanzos

El santo grial de los platos reconfortantes y hogareños son, sin duda, los guisos y estofados. Recetas que a veces caen en el olvido pero que nunca debemos menospreciar, sobre todo si estamos empezando en esto de la cocina. Con buenos ingredientes y un poco de mimo se consiguen resultados fantásticos, y además apenas necesitamos una olla o cazuela para triunfar. Me encantan los platos en los que se cocina todo junto y solo necesitas buen pan para acompañar.

Podemos hacer guisos con carne, pescado, legumbres o priorizando las verduras para platos más ligeros. La mayoría empiezan con un sofrito, como en las patatas guisadas con cordero y setas, y en otros debemos dorar primero las piezas de carne antes de seguir con la receta, por ejemplo con el guiso de pollo al pimentón con garbanzos. Lo importante es que todo se cocina en el mismo recipiente, incluyendo las legumbres, como en estos garbanzos con calamares exprés. Mucho más rápido si usamos legumbres en conserva o previamente cocidas, claro está.

Ternera con patatas a la jardinera

Estos platos se pueden preparar directamente en el fuego o pueden completar la cocción en el horno, en cazuela, fuente o cocotte. Da buenos resultados especialmente con carnes que necesitan un cocinado prolongado, pero también sirve para caramelizar y dar un toque distinto, como en las pechugas de pollo caramelizadas. Por eso merece la pena tener una cazuela apta para el horno, incluyendo la tapa, aunque siempre podemos limitarnos al fuego de la cocina. Aquí tenéis más recetas de guisos y similares para manchar lo mínimo:

Arroces para todos los gustos

Arroz

Nadie duda de que preparar una buena paella o un arroz es todo un arte, pero tampoco hay que pensar que son platos complicadísimos o con los que montar un circo. Podemos preparar un arroz más que digno basándonos en ir añadiendo los ingredientes a la base del sofrito de la paella -también llamada, discutiblemente, paellera-. Ya sea una paella de verduras clásica o recetas como la legendaria paella de Antonio Banderas. El arroz y calamares o el típico arroz con conejo son otros ejemplos de platos sencillos con los que mancharemos muy poco.

Saliéndonos un poco de nuestra cocina tradicional tenemos alternativas con arroz también muy apetitosas. Por ejemplo, un curry verde de pollo con verduras y arroz o el aromático arroz al estilo marroquí. A los vegetarianos y no vegetarianos les encantará el arroz especiado de verduras y garbanzos, y este arroz al curry con bacalao y huevo sorprenderá a más de uno en casa. Si os gustan más los platos de cuchara, el arroz caldoso de rape os enamorará por completo, y es sencillísimo de preparar.

Risotto

Los risottos también son platos fáciles una vez se les pierde el miedo y se aprenden las pautas básicas de su elaboración. Es cierto que tendremos que usar un recipiente aparte para tener el caldo caliente a medida que se echa, pero yo lo que hago es calentarlo en una jarra grande y así lo voy añadiendo directamente, sin usar cucharón ni nada más. Los risottos y arroces melosos se preparan también en una sola cazuela, así que merece la pena recuperar algunas recetas:

Recetas en olla exprés

Fabada

Por último, finalizamos este recopilatorio de recetas con una selección de platos para preparar en olla exprés. La olla rápida no es imprescindible en la cocina, pero después de llevar usándola un par de años ya no volvería a renunciar a ella. Además de ahorrar tiempo cuando tenemos que cocer ingredientes más “duros”, como legumbres o ciertas carnes, también es una ayuda estupenda para cocinar recetas de un solo recipiente.

Ya sabréis que en la olla exprés se pueden hacer guisos, sopas y estofados de todo tipo, ajustando la potencia y los tiempos según los ingredientes. Un gran ejemplo es el de la fabada asturiana en 20 minutos, rápida, fácil y sin complicaciones, o un clásico rabo de toro a la cordobesa. Si aún no aprovecháis al máximo sus ventajas, animáos a cocinar algunas de estas recetas:

Morcillo en olla exprés

Espero que esta selección de recetas para cocinar en una sola cazuela os haya dado ideas para esos días en los que no apetece nada fregar mil cacharros. Queda claro que no siempre tenemos que complicarnos la vida para disfrutar de platos caseros ricos y completos, solo hay que organizarse bien e ir a lo más práctico. ¿Tenéis una receta favorita para cocinar en una sola olla?

En Directo al Paladar | Apasionados del limón: 77 recetas que os encantarán
En Directo al Paladar | Siete arroces que no son paella valenciana y que nos gustan más (o casi)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio