Compartir
Publicidad

43 dulces para intolerantes a la lactosa

43 dulces para intolerantes a la lactosa
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cómo ha cambiado el panorama para los intolerantes a la lactosa en apenas unos pocos años. A mi madre le detectaron la intolerancia con una incómoda prueba que implicaba agujas cuando yo era aún pequeña, y entonces no había todavía productos alternativos. Hoy lo tenemos mucho más fácil en el supermercado, pero la hora del postre suele ser la más problemática. ¿La mejor solución para los golosos? Ocuparnos nosotros mismos de nuestros dulces para intolerantes a la lactosa.

Hay que tener en cuenta que la intolerancia a la lactosa no es una alergia y que hay diferentes niveles. Cada uno sabe por experiencia qué le sienta bien y qué le hará pasarlo realmente mal, aunque lo más fácil es curarse en salud. Lo más obvio es sustituir la leche, nata y quesos por sus alternativas específicas sin lactosa, pero no siempre son fáciles de encontrar. Para evitar quebraderos de cabeza, aquí tenéis una gran selección de dulces naturalmente libres de lactosa.

Galletas y pequeños dulces

Sin lactosa. Cookies

Al pensar en galletas casi siempre visualizamos un ingrediente básico: la mantequilla. Personalmente, una galleta corriente no me sienta mal, seguramente porque la proporción de lactosa al final en el producto horneado es mínimo. Pero podemos olvidarnos de los lácteos por completo con muchísimas recetas de pequeños bocados dulces, incluyendo delicias como el marron glacé o unas originales y saludables trufas de aguacate. Tan solo tenemos que prestar algo de atención a la hora de comprar el chocolate, que es fácil olvidar que puede llevar una cantidad de lactosa nada desdeñable.

Postres de cuchara

Sin lactosa. Mousse de aguacate

Los postres de cuchara por un lado tienen esa cara moderna, elegante y vistosa, y por otro también los hay muy tradicionales, de la cocina de la abuela. Desde una sugerente mousse a las natillas o el arroz con leche, casi todos estos dulces llevan leche o nata entre sus ingredientes. Podemos preparar cualquier receta típicas con variantes sin lactosa, pero también hay muchas elaboraciones que no llevan ningún lácteo. Las recetas veganas en este caso nos vienen muy bien a los intolerantes.

Pastelitos y bocados individuales

Sin lactosa. Muffins de remolacha

La repostería en formato individual es un enorme campo que también se adapta fácilmente a las recetas sin lactosa. Lo más sencillo es recurrir a opciones en las que se utiliza el aceite en lugar de mantequilla, como en las ricas madeleines de azahar, o buscar alternativas más saludables. La fruta y algunas verduras añaden jugosidad y humedad a las masas, reduciendo además las calorías y sumando fibra y vitaminas.

Bizcochos, tartas y cakes

Sin lactosa. Cake

Un caso similar nos encontramos a la hora de hornear pasteles grandes. Los bizcochos y las tartas se pueden elaborar sin lácteos jugando con los demás ingredientes, y eso nos permite además descubrir sabores distintos como en el cake de copos de avena y zanahoria. A mí me encantan los cakes que tienen una base de huevo muy batido, o su versión de solo claras. Esponjosos y suaves por sí mismos, también son una gran base para preparar tartas con los rellenos que más nos gusten.

Helados y sorbetes

Sin lactosa. Sorbete

Con lo que me gustan los helados, cuando empecé a manifestar la intolerancia a la lactosa lo pasé muy mal al no poder disfrutar de ellos en cuanto llegaba el buen tiempo. Y lo peor es encontrarse con sorbetes que también llevan nata o leche en alguna de sus variantes, así que os recomiendo pedir la lista de ingredientes siempre que vayáis a algún sitio que no sea de confianza. Menos mal que ya cada vez más artesanos apuestan por ofrecer helados y sorbetes sin lácteos, demostrando que pueden ser igual de deliciosos. ¿Queréis cremosidad helada? Probad el sorprendente helado cremoso de plátano, con solo dos ingredientes.

Espero que esta selección de recetas de dulces y postres sin lactosa os haya animado a seguir disfrutando de caprichos golosos en casa. Cuando uno descubre que sufre la intolerancia puede ser algo desalentador, pero en el fondo es fácil convivir con ello y seguir disfrutando de nuestras recetas favoritas. Si apostáis por bebidas vegetales os recomiendo la de almendra y de avena, mis favoritas especialmente para hornear. Por cierto, el yogur normalmente no nos da problemas, pero comprobad que os sienta bien antes de aventuraros a usarlo como ingrediente.

En Directo al Paladar | 67 recetas de cuchara para días de frío
En Directo al Paladar | 11 recetas para los muy aguacateros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos