Publicidad

Si quieres adelgazar, no te limites a ensaladas de tomate: 77 recetas deliciosas que tienen cabida en tu dieta

Si quieres adelgazar, no te limites a ensaladas de tomate: 77 recetas deliciosas que tienen cabida en tu dieta
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Temporales polares aparte, el mes de abril empieza a poner la cuenta atrás hacia el verano, y me temo que volvemos a oír hablar de la temida operación bikini. Ya nos parece que es "lo que toca", como un ciclo que vuelve cada año, probablemente porque los que quieren adelgazar fracasan en la dieta al repetir siempre los mismos platos aburridos de siempre.

Pretender perder peso a largo plazo limitándonos a sosas ensaladas de tomate o tristes pechugas de pollo a la plancha es difícil porque pocos consiguen aguantar mucho tiempo. Adelgazar es cambiar de hábitos, combinar dieta y ejercicio e incorporar nuevas recetas que sí sean apetecibles. ¿Necesitas inspiración? Seguro que encontrarás buenas ideas en esta recopilación de deliciosas recetas ligeras.

Ensaladas que no son las de siempre

Empezamos precisamente con las ensaladas, un recurso fácil que cada vez apetecen más pero con el que es fácil errar. Si nos pasamos con los ingredientes o el aliño, podrían convertirse en una bomba más calórica que otros platos, pero también corremos el riesgo de que se nos quede un plato soso con el que quedarnos con hambre.

Ensalada al estilo asiático de quinoa y gambas Ensalada al estilo asiático de quinoa y gambas

Una buena idea es añadir proteínas que aporten sabor y saciedad, además de hacerlas más vistosas. Como ejemplo tenemos la ensalada primaveral de garbanzos con tomates y ventresca, que además es muy vistosa y a nadie le hará pensar en dietas. Tampoco hay que olvidar el aporte de grasas saludables, como aceite de oliva virgen extra, frutos secos y semillas, pescado azul, huevo o aguacate, como en la ensalada tartar de aguacate y calabacín.

Cremas y sopas

Buenas para el entretiempo, las cremas de verduras típicas del invierno pueden seguir animando nuestros menús con las recetas más ligeras. Tienen la ventaja de que muchas siguen igual de ricas más atemperadas, o incluso convertidas en versiones frías. La vichyssoise es el mejor ejemplo, que además podemos hacer sin mantequilla ni nata.

Crema Receta básica de crema de zanahoria

Me gustan especialmente para tenerlas listas en la nevera durante la semana, un buen recurso para cenar bien cuando no hay ganas o tiempo de ponerse a cocinar al llegar del trabajo. Son saciantes y reconfortantes, y podemos darles toques diferentes cambiando los aderezos al momento de servir. Por ejemplo, con salmón ahumado como esta crema fría de pepino y aguacate.

Ideas para preparar unas verduras diferentes

Me indigna un poco personalmente cuando se alude a las verduras como comida "para adelgazar", porque deberían ser la base de cualquier dieta saludable todo el año, y además pueden ser deliciosas, sin sumar muchas calorías. Siempre aconsejo dejarse inspirar por el calendario y comprar de temporada, así nos animamos a no repetir siempre las mismas variedades para ampliar el recetario.

Tian Tian de verduras

De nuevo os animo a asar en el horno cualquier verdura que se ponga por delante, incluidas todas las coles -¡especialmente las coles!-. Por ejemplo, la receta de col asada con vinagreta de limón, pistachos y parmesano os hará cambiar el concepto de esta verdura, con un sabor y una textura realmente adictivos. Y platos tan tradicionales como las espinacas a la catalana siguen siendo una opción sencilla, rica y muy sana para comer o cenar cualquier día de la semana.

Las carnes más ligeras

Sí, la pechuga de pollo a la plancha y la carne blanca de pavo son grandes aliadas en la dieta, pero nadie nos obliga a resignarnos con suelas de zapato resecas y sin gracia. Primer paso: marinarla o aderezarla bien y controlar el punto para que quede jugosa, sabrosa y con sabores diferentes.

Pollo Pechugas de pollo a la lima con especias japonesas

Por ejemplo, aquí vimos cómo cocinar pechugas de pollo al horno jugosas, perfectas también para añadir a ensaladas. Tampoco hay que quedarse solo con las aves, hay más cortes de carnes magras ricas en proteínas que podemos seguir incluyendo, de forma ocasional, a la dieta, como las chuletitas de conejo, muy tradicional.

Adelgazar con sabores marinos

El pescado y el marisco -ocasional- nos lo ponen aún más fácil para disfrutar en la mesa si queremos adelgazar. Se aconsejan sobre todo los blancos, con poca grasa y calorías moderadas, aunque algunas raciones de pescado azul moderadas también son muy recomendables gracias a sus ácidos grasos saludables.

Salmonete Lomos de salmonete a baja temperatura

Para no caer en la tentación de rebozados, frituras, salsas o acompañamientos más calóricos, la clave está en comprar de temporada o congelado de calidad, y cocinarlo siempre en su punto. Pakus nos enseñó a cocinar pescado hervido sin que parezca de hospital, una técnica que podemos alternar con otras elaboraciones. Por ejemplo, la merluza con tomate es facilísima y se tiene lista en un momento.

Recetas vegetarianas y veganas

Son muchos los que recurren a recetas vegetarianas para adelgazar, aunque ya sabemos que estas dietas no tienen por qué ser más sanas o ligeras solo por sí mismas. En estos casos además hay que vigilar la ingesta de proteínas, que a veces se descuida cuando no se tiene experiencia diseñando una dieta equilibrada sin tantos productos animales.

Las legumbres son muy saludables y tienen cabida en cualquier dieta de adelgazamiento; saciantes, ricas en proteínas vegetales, hidratos de carbono de absorción lenta y con mucha fibra. Y no hace falta guisarlas con embutidos o grasa para que sean sabrosas. Recetas como los garbanzos crujientes con hierbas frescas así lo demuestran.

Tortilla Tortilla de espárragos trigueros

Postres también muy ligeros (o desayunos y meriendas)

Renunciar al dulce se hace difícil cuando somos muy golosos y nos ponemos a dieta. De hecho, no es raro que precisamente por caer en la tentación termine fracasando una dieta. Por eso es aconsejable darse pequeños caprichos, siempre con opciones más ligeras y saludables. Estemos o no a dieta, los dulces siempre deberían ser de consumo muy ocasional.

Tarta Tarta de queso ligera

La fruta y los lácteos magros son los reyes de postres y meriendas ligeros. Con una buena presentación se convierten en platos de lujo, como las barquitas de papaya con yogur y cerezas, que podemos cambiar por otra fruta de temporada, como fresas o frutos rojos. Un pudding de chía con frambuesas, kiwi y coco es otra buena apuesta, ideal para el desayuno por su poder saciante.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir