Compartir
Publicidad

101 recetas para sacar el máximo partido a un bote de yogur (más allá del postre o la merienda)

101 recetas para sacar el máximo partido a un bote de yogur (más allá del postre o la merienda)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Quién se acuerda de cuando se podían contar con una mano los tipos de yogur del supermercado? Hoy yogures y variantes invaden los lineales con miles de sabores y variedades, la gran mayoría cargados de azúcares o con mensajes publicitarios confusos. Yo quiero reivindicar el yogur natural, sin más, a base de leche y fermentos lácteos, una delicia que va más allá de ser postre o merienda.

El yogur está de moda por sus propiedades saludables, pero si sigue triunfando es porque gusta a mucho a grandes y pequeños. En mi casa, por la influencia centroeuropea familiar, ha sido siempre un producto básico, ya fuera casero o comprado, pero siempre natural. Merece la pena invertir en un yogur de buena calidad para degustarlo tal cual y también para sacarle partido en la cocina.

Cremas, ensaladas y aperitivos

Crema de calabaza y yogur

Para empezar, prácticamente cualquier crema o sopa cremosa admite yogur entre sus ingredientes. Podemos incorporarlo a ojo a la hora de mezclar y triturar, para suavizar el sabor o sustituir la típica nata, o simplemente añadir unas cucharadas a la hora de servir. Queda muy bien tanto en platos calientes, como una crema de calabaza y zanahoria, como en preparaciones frías, por ejemplo en esta sopa fría de berros y yogur.

También es el yogur natural una buena pase para preparar salsas y dips de picoteo, presentaciones en vasitos o aliñar y complementar ensaladas. Su textura se puede combinar con otros ingredientes, como la mayonesa o la mostaza, y crear recetas de textura cremosa como la típica raita o ensalada india.

Tarator

Platos de verduras

Brócoli con Yogur

A la hora de cocinar con verduras, el yogur nos permite añadir sabor y textura de muchas maneras diferentes, y además de forma sana y ligera. Una simple salsa de yogur bien aderezada con hierbas puede ser el complemento perfecto para unos espárragos blancos al vapor, y también se puede cocinar con ellas. Por ejemplo, el yogur y las especias transforman por completo el sabor de esta coliflor asada con especias y almendras.

Carnes y aves

Solomillo

También las carnes se pueden acompañar con una salsa rápida casera de yogur, sobre todo las preparadas con una buena cantidad de especias. Un buen ejemplo es esta receta de pollo asado con dukkah y cus-cus, pero también es una excelente base para marinar. El yogur enternece carnes más secas, como las de las aves, y ayuda a impregnar la mezcla de especias que más nos apetezca.

Con muy pocos ingredientes podemos tener un plato delicioso, como estas chuletillas de cordero a la parrilla con salsa de yogur y menta, o tenemos la alternativa de crear una mezcla muy cremosa y ligera, como este pollo cremoso con yogur al curry, estupendo para ensaladas y bocadillos.

Panes y otras masas

Panecillos

Como producto lácteo que es, el yogur puede enriquecer masas de todo tipo, también de panadería. Es habitual encontrarlo en recetas anglosajonas del tipo scones, muffins ingleses o biscuits, sustituyendo parte de la mantequilla que aporta la textura particular de esas masas. En este caso es recomendable usar siempre yogur de leche entera, mejor si es una variedad más espesa como el griego, o colarlo bien para eliminar el suero.

En su versión más ligera y líquida se puede utilizar como haríamos con la leche o el agua en una masa de pan, por ejemplo en esta receta de pan rápido con semillas de chía, lino, calabaza, sésamo y avena. Y, por supuesto, es un añadido perfecto para los rellenos de panes, por ejemplo en un pan de pita con pavo y salsa de yogur.

Bizcochos y cakes

Bizcocho

Si pensamos en repostería casera, seguro que casi todo el mundo visualiza el mítico, tradicional e infalible bizcocho de yogur. Ya sea en su versión puramente más clásica, usando el mismo vaso, o con variaciones, es tan fácil de preparar como irresistible para devorar. ¿Quién no recuerda a su madre preparándolo o ayudando por primera vez a hacerlo en casa?

Pero no es la única receta de bizcocho o masa similar en la que el yogur juega un papel destacado. Se puede emplear también en el toque final, como demuestra el bizcocho de aguacate con glaseado de yogur y nueces, y también da muy buenos resultados en masas más pequeñas como los muffins de limón. En dulces más consistentes, tipo cake o pastel, aligeran la masa para no tener que utilizar tanta grasa, como en el bundt cake de avellanas, yogur y cacao.

Bizcocho

Postres de cuchara y otros dulces

Crema de yogur

Por sí mismo el yogur ya es un delicioso -y saludable- postre. Añadiéndole fruta natural o compota casera ya se eleva un poco más, y si encima incorporamos varias capas de colores, algo crujiente, unas cuantas especias... Se puede transformar en todo un postre de cuchara digno para servir a invitados. Estos vasitos de yogur y queso con salsa de frambuesa o el pudding de chía y chocolate con yogur son un buen ejemplo.

Si nos permitimos un capricho para una ocasión especial podemos ampliar el espectro con todo tipo de dulces y postres más elaborados. El yogur combina de miedo con los quesos cremosos en recetas como la crema de cheesecake de yogur y moras, con cremas de vainilla, nata o con frutas y frutos secos. Incluso hace una pareja deliciosa con el chocolate, y estos vasitos de yogur y dos chocolates o el pastel frío de chocolate y yogur griego lo demuestran.

Tarta de fresas y yogur

Bebidas y helados

Lassi

Mi vida cambió un poco el día que descubrí el lassi, una deliciosa bebida típica de la India con base de yogur, fruta y especias. El lassi o batido de yogur y mango es un ejemplo de cómo este producto es perfecto para triturar y convertir en una bebida muy nutritiva que nos permite jugar con el resto de ingredientes. Puede sustituir a la leche en un batido normal para convertirlo en smoothie, ya que así será mucho más cremoso -y saciante-. ¿Un ejemplo? Este smoothie o batido cremoso de melocotón y yogur.

También es de mis ingredientes favoritos a la hora de preparar helados caseros, ya sea con heladera o directamente con moldes de tipo polo. Recuerdo muchos veranos de mi infancia congelando directamente los yogures tal cual, introduciendo una cuchara a través de la tapa que luego actuaba a modo de palito para comerlos.

Helado de cerezas y yogur

Otras recetas dulces y saladas

Tarta Salada

El yogur aún tiene mucho más que decir en la cocina. Para preparar salsas de pasta, en tartas saladas, a modo de cama de unos deliciosos huevos turcos o en un saludable matrimonio con todo tipo de frutas y cereales. Hay propuestas para todos los gustos:

Melocotón

Desayuno, picoteo, comida, merienda, cena... está claro que el yogur puede dar muchísimo de sí en la cocina. Casero o comprado, si es de buena calidad y natural, merece la pena aprovechar los formatos grandes y tener siempre una buena cantidad en la nevera: al yogur se le puede sacar partido de muchas maneras. ¿Soléis utilizarlo para cocinar?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio